Biografias Alien ant farm
Biografias Alien ant farm
 

 

Main Menu
Yo
Fotos Pro Skaters
BmX
Editorial
Biografia Tony Hawk
Pequeña biografia de Rodney mullen
Tablas
Zapatillas
Ruedas/Trucks
Axs/Sk8
Fotografias Tony Hawk
Biografias Guns N' Roses
Biografia AC/DC
Biografia Dead kennedys
Biografia Lagwagon
Biografia Papa Roach
Biografias Anthrax
Biografias Rage against the machine
Biografias Millencolin
Biografias AFI
Biografias Alien ant farm
Biografia Run DMC
Biografia Nirvana
Biografia The Ramones
Entrevista a Martin Avendaño
Entrevista a Favrizio Santos
Entrevista a Steve Caballero
Entrevista a Kareem Campbell
Entrevista a Elissa Steamer
Entrevista a Andrew Reynolds
Discografia Guns N' Roses
Discografia AC/DC
Fotografias Rodney Mullen

Album de fotos nuevo
imagen
Alien Ant Farm se formó en 1996 con el cantante y compositor Dryden
Mitchell, el guitarrista Terry Corso, el bajista Tye Zamora, y el baterista Mike
Cosgrove. Todos estaban cansados de la rutina de sus trabajos y buscaron alguna
actividad que rompiera con esta normativa. La música les permitió
expresarse libremente dando nacimiento a una amistad. Publicaron su álbum
debut independientemente, Greatest Hits, a finales de los 90s y
pronto se comenzo a hablar mucho de la banda. Ganaron el premio como Mejor Album
de Banda Idependiente en 1999 en los Premios de Los Angeles y Alien Ant Farm
logró un sorprendente contrato con New Noise, la misma disquera
de Papa Roach, socia de DreamWorks.
Dos años después en marzo del 2001 publicaron Anthology.


La música sienta bien a la gente, es una de esas formas de arte que gusta a todo el mundo", opina el líder de Alien Ant Farm, Dryden Mitchell. "Es mágico cuando tocamos para los fans y se emocionan. Nos tomamos nuestra música muy en serio, pero también somos un grupo muy irónico. Queremos seguir disfrutando con todo esto. Siempre hacemos juegos de palabras y chistes a medias, incluso aunque seamos los únicos que los pillemos".
Mitchell, cantante y autor, Terry Corso, guitarrista, Ty Zamora, bajista y Mike Cosgrove, batería, dan buena muestra de su música juguetona, aunque resuelta, en ANThology (editado el 6 de marzo por New Noize/DreamWorks Records). El debut de la banda en una gran discográfica contó con la producción de Jay Baumgardner, cuyo currículum incluye a Papa Roach, Orgy, Slipknot y Coal Chamber. Corso dice del disco que es "nuevo, emocional, romántico y absolutamente metal".
En cuanto a los temas, Mitchell recurre a las relaciones. la fantasía y los recuerdos del pasado, y usa a menudo sus canciones como terapia. Según sus palabras: "Ha sido la primera vez que he sentido escalofríos con mi propia música, porque me ha tocado muy hondo. Muchas de las canciones las escribí durante una separación. Escribirlas era mejor que ir detrás de alguien que no quería que le fuesen detrás".
Cosgrove comenta: "No importa sobre lo que escriba Dryden, las letras son siempre inteligentes e ingeniosas. También pueden adoptar diferentes matices; cuando las canta de una manera, significan una cosa, pero cuando las canta de otra manera, pueden significar algo diferente. Intentamos reflejar eso de manera sonora mediante el uso de dinámicas. Especialmente en directo, tratamos de mantener un sonido con texturas variadas. A ratos es bajo, casi silencioso, pero luego se vuelve ruidoso y feroz".
La formación personal y musical de Alien Ant Farm comenzó en 1996 en Riverside, California, donde el apetito musical de sus miembros se despertó a una temprana edad. Una de las primeras fuentes de inspiración de Mitchell fue su padre, guitarrista: "La gente siempre le pedía a mi padre que tocara en las reuniones familiares", recuerda. "Al ver como cambiaba el estado de ánimo de la gente, me entraron ganas de hacer lo mismo". A pesar de que Mitchell empezó con la guitarra (ver su técnica en "Death Day"), sus amigos le impulsaron a afinar sus cuerdas vocales. Incluye a los Beatles, Frank Zappa, Tracy Chapman y Edie Brickell en su lista de influencias. Su admiración por esos artistas fue a la baja a medida que desarrolló su propio estilo cantando para bandas anteriores a Alien Ant Farm.
En cuanto a Corso, su madre le proporcionó todos los álbumes de KISS durante su infancia. Más tarde, entró a formar parte de un programa de taller musical patrocinado por una tienda local de música, lo que le permitió alimentar su incipiente interés por la batería, la composición y, especialmente, la guitarra. Eso representó un trampolín para tocar en diversos grupos, incluido uno con Cosgrove. Corso dice sobre su consumo musical: "Me gusta todo, desde el hip hop y el folk hasta el punk y el heavy metal. Soy un gran fan de Black Sabbath y Led Zeppelin, y me encanta Jeff Buckley porque me ha ayudado en muchas separaciones".
El primer instrumento de Zamora, el bajista, fue también la guitarra. A sus padres les gustaba la música disco, y recuerda haber escuchado muchas grandes bandas de los 70 y haber imitado su estilo. Confiesa haberse convertido en un experto de la guitarra imaginaria, imitando los acordes de Boston, Queen y Steely Dan. Su transición al bajo se produjo cuando artistas como Stanley Clarke o Primus despertaron su interés. Zamora también depuró su técnica junto con Cosgrove, en un grupo de versiones de Primus, además de en otras formaciones. Entre sus diversos intereses musicales, destaca su carrera paralela como autor de canciones de R&B.
Cosgrove aprendió a tocar la batería por sí mismo de niño, y no recibió clases hasta la adolescencia. Cuenta que su familia fue un factor de motivación en esa dirección: "A toda mi familia le gustaba la música. Mi abuelo tocaba la trompeta de jazz, e ir a una tienda de discos con mi abuela era como ir a una juguetería". Cita a Metallica, Guns N' Roses, Twisted Sister y Michael Jackson como algunos de sus primeros ídolos, aunque sus gustos actuales se decantan más hacia Sting, Sade, Seal o Weezer, si bien Michael Jackson sigue siendo una constante en su reproductor de CD. Las situaciones del anterior grupo de Cosgrove engendraron en él una gran dedicación a las percusiones. "Preferiría sentarme en una esquina a darle golpes a un cubo", afirma, "que trabajar en el mejor de los puestos de nueve a cinco en una oficina".
Con el tiempo, Mitchell, Corso, Zamora y Cosgrove se se atrajeron unos a otros. "Cada uno por su cuenta, estábamos intentando averiguar quiénes eran los mejores músicos de la zona", explica Mitchell. "De algún modo, nos identificamos entre nosotros, y empezamos a engañar a los grupos con lo que tocábamos entonces, juntándonos después de los ensayos. Hicimos nuestro primer concierto en 1996 para mi cumpleaños, y hemos estado juntos desde entonces".
Corso habla sobre el original nombre del grupo: "Estaba soñando despierto en mi aburrido trabajo de oficina, con los pies sobre la mesa, y me dije: '¿No sería fabuloso si la especie humana hubiera sido colocada en la Tierra y cultivada por una inteligencia alienígena?' Quizás los alienígenas nos pusieron en una atmósfera adecuada y han estado observando como nos desarrollamos y colonizamos, del mismo modo que hace un niño con una granja de hormigas ('del inglés ant farm'), pero donde los alienígenas serían los niños y los humanos las hormigas". Famosos casi desde sus primeros directos, Alien Ant Farm hicieron conciertos sin descanso por todo el oeste de Estados Unidos y por Europa, donde tocaron en multitudinarios conciertos de festivales. Zamora describe sus conciertos como "muy intensos, caóticos y espontáneos", y añade: "La gente lo pilla enseguida. Hemos tocado para ocho personas y para 8.000, y tanto unos como otros han enloquecido igual. No usamos trucos ni soportes, es simplemente energía en estado puro. Queremos que todo el mundo lo pase bien".
No pasó mucho tiempo antes de que llegaran a oídos de algunos aventurados programadores de radio los rumores alrededor de Alien Ant Farm, y de que el grupo viera como sus canciones se incluían en programas especializados en rock. Greatest Hits es el descarado título del primer álbum del grupo (editado en su propio sello Chick Music Records), que apareció en 1999 y se ganó el reconocimiento de "Mejor álbum independiente" en los L.A. Music Awards.
AAF constituyó el primer contrato con el sello de Papa Roach, New Noize (que se gestiona conjuntamente con DreamWorks Records). Para ambos grupos, se trató de algo más que de un acuerdo de negocios. De hecho, Alien Ant Farm y P-Roach comparten un compañerismo forjado años atrás, cuando ambos se buscaban la vida en el circuito de clubes del Golden State. "Juntarnos con ellos fue fantástico", afirma Cosgrove. "Tenían muchos fans en el norte de California, y nosotros teníamos muchos en el sur de California, así que empezamos a intercambiar actuaciones; les buscábamos bolos por aquí y ellos nos buscaban bolos por allí. Nos tenemos un montón de respeto mutuo, y nos hemos hecho buenos amigos. Vemos la pasión que llevan dentro y ellos ven la nuestra".
Cuando Papa Roach empezaron a ganar fama, se aseguraron de que sus colegas tuviesen su parte. Corso recuerda: "Siempre habíamos dicho: 'El grupo que despegue primero ayudará a subir al otro', y así es como fue. Han hablado muy bien de nosotros, lo que es impagable, y nunca podremos agradecérselo lo suficiente". P-Roach se llevaron consigo a Alien Ant Farm para una extensa gira en 2001.
Al preguntarles qué podrían pensar los fans sobre el salto de Alien Ant Farm a los circuitos comerciales, Zamora contesta: "Somos músicos trabajadores y nos ha costado mucho llegar hasta donde estamos. No pretendemos ser algo que no somos. Se trata de música de verdad tocada por personas de verdad, y para nosostros siempre va a ser así". Cosgrove apuntilla: "No puedes vender cualquier cosa a los fans".
Lo que es cierto en el caso de Alien Ant Farm, y que les ha ayudado a distinguirse de otras bandas de la escena del sur de California, es su negativa a apuntarse a ningún carro estilístico. Por ejemplo, Zamora compara las estructuras musicales de AAF con las del rock de los 70. "Recuerdo cuando las canciones tenían una lecho musical que creaba el estado de ánimo, y la cubierta la constituía la línea de guitarras", comenta. "Había un movimiento constante que te mantenía la mente ocupada, que te aprisionaba en el sonido y no te dejaba escapar. Nuestra música recupera acordes y tonos que no se habían tocado desde hace mucho tiempo".
El cuarteto ve en la química que rezuma su sección rítmica otro de sus puntos fuertes. Mitchell destaca lo siguiente: "Tye y Mike están completamente en la misma onda. Crean una base asombrosa, y a veces me parece que la voz y la guitarra son sólo la guinda de la tarta. Como los dos son tan sólidos, podemos mantener ese estilo tan directo. No necesitamos usar un montón de efectos. La voz no tiene ninguna distorsión. No está amontonado hasta el aburrimiento. No tenemos por qué escondernos detrás de nada de eso".
Esos firmes principios son extensibles también a la interacción personal del grupo. Mitchell dice: "Somos todos amigos y estamos todo el rato bromeando. Sabemos lo que le gusta a cada uno y lo que no, y eso hace posible una unidad fuerte y duradera. A veces discutimos, pero siempre sin nigún rencor. Tenemos cosas más importantes en las que concentrarnos, como nuestra música".