Entrevista a Martin Avendaño
Entrevista a Martin Avendaño
 

 

Main Menu
Yo
Fotos Pro Skaters
BmX
Editorial
Biografia Tony Hawk
Pequeña biografia de Rodney mullen
Tablas
Zapatillas
Ruedas/Trucks
Axs/Sk8
Fotografias Tony Hawk
Biografias Guns N' Roses
Biografia AC/DC
Biografia Dead kennedys
Biografia Lagwagon
Biografia Papa Roach
Biografias Anthrax
Biografias Rage against the machine
Biografias Millencolin
Biografias AFI
Biografias Alien ant farm
Biografia Run DMC
Biografia Nirvana
Biografia The Ramones
Entrevista a Martin Avendaño
Entrevista a Favrizio Santos
Entrevista a Steve Caballero
Entrevista a Kareem Campbell
Entrevista a Elissa Steamer
Entrevista a Andrew Reynolds
Discografia Guns N' Roses
Discografia AC/DC
Fotografias Rodney Mullen

Album de fotos nuevo
imagen
Skater y artista del graffiti
MARTíN AVENDAñO EN UN MUNDO SOBRE RUEDAS

Tiene 23 años, un alias y fans que siguen todos sus trucos. “Cucho”, uno de los mejores exponentes del skate en nuestro país, cuenta cómo logró convertir su tabla en un estilo de vida, gracias a un deporte que no sólo le da de comer, sino que le da tiempo para viajar y para exponer en galerías de arte.

SANTIAGO, mayo 08.- Para saber cómo se ve el mundo desde una patineta, qué mejor que conversar con alguien que lleva más de once años como skater y que se ha transformado en un punto de referencia en nuestro país. Estamos hablando de Martín Avendaño, alias “Cucho”, que con tan sólo 23 años ha conquistado un importante lugar entre los fanáticos de este deporte urbano.
Su participación en todos los campeonatos nacionales le han hecho obtener destacados lugares, pero también se ha dedicado a viajar por países latinoamericanos y europeos con el fin de impregnarse de los mejores representantes internacionales. Y es que este mundo trae aparejado no sólo entretención, sino que es también un muy buen negocio. Los sponsors o auspiciadores abundan para los mejores, lo que a la larga permite vivir del skate, tal como lo logró Avendaño.

Sin embargo este no es sólo un chico sobre una tabla, pues su otra pasión, y a lo que dedica la misma cantidad de horas, es el arte. Grafittis sobre tela y sobre las patinetas es su afición y ha expuesto en varias galerías de Santiago. “Ambas cosas son parecidas, de hecho me producen la misma especie de satisfacción”, explica.

Al verlo jamás pensamos que este chico podía ser un ídolo para muchos adolescentes, pues aparenta ser un joven tímido e introvertido de pantalones anchos, polerón con gorro, zapatillas y jockey. Sin embargo en Chile su deporte ya ganó un espacio y generó una especie de subcultura con una particular mirada frente a la vida.

01. ¿Cómo se llega al mundo del skate?
En lo personal siempre me llamó la atención y, por coincidencias de la vida, conocí a un grupo que ya practicaba hace años y nunca más me salí. Era un muy buen grupo que me asesoró en mis inicios.

02. ¿Te llamaron la atención estos jóvenes que permanecían muchas horas en la calle?
Más que la gente en la calle, vi en un mall una tabla de la cual me enamoré. La compré y comencé a practicar. Desde ese día no he parado.

03. ¿Qué te aporta el skate?
Una especie de relajamiento y retiro. Además de ser un ejercicio mental donde debes pensar mucho y concentrarte para hacer bien los trucos. Arriesgas tu vida y eso da fortaleza interior.

04. ¿Se podría decir que es un proyecto de vida?
Quiero hacerlo hasta que mi cuerpo no resista más. Pretendo estar siempre sobre la tabla. Lo que pasa es que en Chile, por el tipo de sociedad que tenemos, hay muchos buenos skaters que lo dejan porque deben someterse al sistema, entrar a la universidad o a trabajar en una oficina. Para mí no es así. Pretendo formar mi vida y mi trabajo a partir de esto.

05. Tras el mundo del skate existe un negocio fuerte. Marcas auspiciadoras, eventos...
En Chile cada vez se está potenciando más eso. Incluso están apareciendo marcas nacionales, como Gangsta, que usa materiales importados pero de marca chilena. A mí me auspician ellos, Adrenalin y Globe. Entonces esto funciona así: yo uso los accesorios y los niños me ven. En este mundo existe mucho el cuento de los admiradores que quieren lucir como tú. En el fondo uno se convierte en un modelo.

06. ¿Cómo es tener 23 años y poder decir que vives de los que te gusta?
Me he mantenido así, con el skate y mis acrílicos, pero tampoco se puede decir que me sobra la plata.

07. Dentro de este mundo en el que te mueves, ¿cómo te involucraste con el arte?
Fueron cosas que se dieron paralelamente. Desde niño siempre dibujaba y aplicaba el graffiti en las calles. Como buen skater andando en las calles todo el día siempre vi los muros pintados, lo que me llamó la atención. Por eso decidí hacerlo. Además encuentro que son parecidas ambas cosas, de hecho me producen la misma especie de satisfacción.

08. ¿Cómo trabajas tu arte?
No ando pintando en las calles, sino que armo graffitis en lienzo y los expongo. Pronto tengo una exposición en la Galería Normal. También he incluido mis trabajos en las tablas. De hecho ya se han sacado dos partidas con mis diseños, los cuales se vendieron súper bien.

09. El graffiti es una forma de expresión. ¿Qué es lo que buscas decir?
Reflejo sentimientos del ser humano, las emociones y estados anímicos. Pero no me inclino por algunos en especial, sino que toda la amplia gama de emociones que puede tener el hombre como especie. Es en formato de monitos animados, como para niños, pero con contenido para grandes.

10. ¿Cuál sería la visión de mundo de un skater?
Cuando estás sobre la tabla te cambia todo, desde la forma de ser hasta la elección de tus amigos. También se transmuta la manera de relacionarte y tu perspectiva de la calle. Estás mucho más abierto a todo.

11. Al permanecer tanto tiempo en la calle ¿se genera otra forma de ver las cosas?
Absolutamente, porque estás todo el tiempo viendo personas y observas cómo caminan, por ejemplo, uniformados y en masa por las calles a ciertas horas determinadas y tú estás fuera de eso.
12. Entonces te sientes fuera de la sociedad.
Sí, a veces. Por lo menos al común de la gente sí. Lo noto en los gustos y en la manera de ver las cosas y de relacionarse.

13. ¿Vendría a ser como una subcultura?
No sé si subcultura, sino que lo que veo es que hay una unidad entre todos los que practican este deporte. Yo me he ido a otro país, sin ningún contacto, y me encuentro con gente que anda en skate y soy rápidamente acogido e invitado a alojar. Así somos los skaters. Ahora, sí tenemos nuestra propia visión de mundo y en ese sentido podríamos ser denominados como subcultura, pero sabemos que estamos en un sistema y tratamos de desarrollarnos a partir de ese sistema.

14. Pero tienen hasta moda propia...
En cuanto a vestuario puede pasar cualquier cosa. Ya no hay nada establecido como el usar pantalones anchos y esas cosas. Incluso he visto a varios con moda punk andando en skate. Ha ido evolucionando. Igual es raro ver a algunos tipos con lycra y que se compran zapatillas nuevas para pintarlas con spray negro. Pero esa es la gracia, es lo máximo que se den todas las expresiones en esto, incluso en que haya arte en las tablas.

15. Estamos viviendo en una sociedad cada vez más competitiva. Me imagino que también se da entre los skaters.
De verdad que no, por lo menos a mí me ha tocado vivir sólo buena onda. Es como lo que te contaba que me pasó en el extranjero...

16. Pero si llega cualquier pelagatos a andar donde están ustedes no creo que sea muy agradable.
Depende del pelagatos. Si el tipo anda bien y está al mismo nivel que nosotros, bienvenido sea.

17. En este mundo globalizado en que vivimos, donde prácticamente hay libre acceso a todas las tecnologías y al mundo en general, ¿es más fácil llegar a ser campeón mundial?
Facilita y ayuda un montón tener acceso a videos, donde puedes ver las técnicas que usan los grandes skaters del mundo y estudiarlas. Ahora, no sé si sea tan así como mirar y lograr ser campeones mundiales, pero puede ayudar.

18. ¿Qué beneficios han traído los adelantos tecnológicos?
Lo que más usamos nosotros es el video y la fotografía. En ese sentido trabajamos harto con el computador en programas de edición, por ejemplo. Siempre hacemos, por lo menos, dos videos anuales. Siempre estoy grabando lo que hago, no lo puedo concebir de otra manera, porque el sólo pensar en que pude hacer un salto increíble y no tener registro de eso es horrible. La satisfacción es tan corta que hay que rememorarlo.

19. ¿Qué programas de edición usan?
Sinceramente yo no tengo idea de eso, son otros lo que editan los videos. Pero hace como seis años que estamos en esto y sé que tengo que aprender.

20. ¿Te gusta el videojuego Tony Hawk?
Lo conozco, pero no juego mucho la verdad. Es que no me gusta pegarme en un computador, aunque sé que hoy en día no puedes vivir sin él. ¿Qué haces sin Internet hoy? Nada. Pero los videojuegos no me llaman la atención, prefiero jugar con mi propio cuerpo.

21. He visto que ustedes se comunican con términos propios. ¿Es así?
Sí, pero nunca tanto. Tampoco es una cosa establecida en que tengas que usar ciertos términos para poder comunicarte con los otros, es más bien una parada, la moda de la semana, se podría decir. Además, siempre van cambiando las palabras... son modismos. Ahora lo que sí hay son los términos usados para los trucos, pero eso se da en todos los deportes.

22. ¿Cómo ves el mundo del skater en Chile?
Comparando con otros países estamos en un nivel más bajo, incluso mirando hacia la vecina Argentina. Pero es que el principal problema es que acá no hay espacios. De repente se organizan encuentros y toman a cualquier arquitecto y termina haciendo una rampla que no sirve para nada. En estos momentos lo mejor es el Parque Bustamante, pero porque no hay otra cosa. Además siempre aparecen los policías y te echan inmediatamente.

23. ¿Es un deporte perseguido, entonces?
Sí, pero antes teníamos muchos más problemas. Incluso me he ido detenido dos días por patinar. Eso ha ido pasando un poco, aunque siempre pueden aparecer problemas. Reconozco que nos tildan de conflictivos, pero no es porque seamos malos, sino porque no falta que con la tabla levantes una piedra y le caiga justo a una señora que caminaba por ahí. Pero lo tenemos claro y cada vez estamos luchando más para no hacer daño a nadie. Es justamente por eso que pedimos espacios para practicar.

24. ¿Es un requisito para progresar tener que irse del país?
Tengo que hacerlo, por lo menos dos veces al año. Sé que irse definitivamente, radicarse en el extranjero es lo mejor, pero yo no lo haría. Estoy muy apegado a lo chileno, a lo que tengo acá, y de verdad, prefiero ser un buen skater nacional.

25. En Chile ¿se puede considerar un deporte de elite?
No, para nada. Hay skaters de todos los estratos socio económicos y son todos buenos. De hecho los mejores en el extranjero vienen de la clase más baja del país.

26. Desde el punto de vista deportivo, ¿qué se logra viajando a otro país?
Mira, nos gusta organizar viajes con varios skaters todos los años y allá participamos en campeonatos y eventos y conocemos a los buenos de allá. Además que en Brasil, por ejemplo, hay skate parks geniales, no como acá. Por esos lados están mucho más avanzados que en Chile en este aspecto. Las plazas tienen parques alucinantes y está todo más organizado.

27. Entonces la idea es practicar y mostrarse un poco.

Compartir y estar en la movida de allá, la cual es mucho más intensa. Además, por ejemplo, acá uno de los más viejos soy yo, en cambio en Brasil hay viejos de 40 que son secos, tremendos.

28. Desde donde estás parado, ¿cómo ves a la juventud?
Mira, yo veo que actualmente los jóvenes viven con la carga imaginaria de que “deben” estudiar o trabajar, es como una obligación. Yo no creo que sea así, uno se puede desarrollar de las más amplias maneras. Tengo muchos amigos que han dejado el skate por meterse a estudiar ingeniería, gustándoles mucho la tabla.

29. ¿Y tú has sentido esa presión?
No falta, pero no me interesa. Hasta el momento hago lo que más me gusta ¿qué más puedo pedir?